Papeles, papeles y más PAPELES!!!

¡Cuánto daría por no tener que llenar formas o evaluaciones! Lamentablemente, es una realidad diaria para cualquier empresario, negocio y dueño. Muchos de mis clientes se quejan de la cantidad de papeles que tienen que llenar, formas que tienen que guardar y documentos que tienen que mandar a alguien en alguna oficina del gobierno, del estado del condado, de la cuidad y de cualquier otra entidad (o país también, quien sabe) que olvide incluir. Muchos evocan aquellos tiempos en sus países en la cual la mera palabra, un saludo de manos se consideraba una sagrada transacción de negocios. Ah, los buenos tiempos…pero eran tan buenos?

Vamos a ser honesto. La palabra y un saludo de manos solamente te llevan hasta cierto punto. Como humanos que somos no todo se entiende, se recalca de la misma manera. Hay veces que sin querer queriendo nos olvidamos convenientemente de detalles que nos pueden afectar en nuestros negocios. ¿Cuántos problemas han surgidos entre negociantes por que aquel dijo tal cosa y el otro se acordó de otra forma? ¿Cuántos socios terminan rompiendo su asociación debido a los “malos entendidos”? ¿Cuántas compañías o negocios se van a la quiebra por no tener un sistema adecuado de contabilidad y documentación? ¿Cuántos dueños de empresas sufren de dolores de cabeza y de los nervios porque al final de cuentas no puede encontrar los documentos que necesita para tal o cual pedido de un cliente (tengo que mencionar que el pobre cliente lleva ya días esperando su orden, no, eso da vergüenza).

Por más que te quejes del papeleo, de las montanas de ellos sentados en tu escritorio pediendo tu atención, son importantísimos para la salud de tu negocio. Los papeles son la evidencia escrita de transacciones, permisos necesarios para el negocio, órdenes de clientes y otras cosas más. Esos documentos pueden salvar negocios cuando menos lo espera. Cuantas personas conoces o has oído el cuento de dos socios, que también son familia, empezaron un negocio. El negocio era sólido, lucrativo y popular. Ahora, como no tenían nada por escrito, un socio estaba trabajando más que el otro, mientras que el otro estaba tomando más ganancias que el trabajador. Esto trajo enojos y serios problemas. A la hora de separar y dividir las cosas ya era muy tarde.

Mi creencia siempre: es mejor estar seguro ahora que lamentar más tarde. Primero como todo es organizarse uno creando una esquina o un área para cada documento y tema. Esa área debe tener lo básico de oficina: escritorio, anaqueles para libros y revistas, anaqueles para archivos, libreta de contabilidad, un planeador y calendario. El planeador es tu diario donde anotas los nombres de tus clientes, los mensajes, todo pertinente a tu negocio: quien, cuando, como, por que. Las libretas de contabilidad es lo que salva para el día de los impuestos, a ver como va tu negocio con entradas y salidas de ingreso, cuanto debes, cuanto necesitas. ¡Las libretas de contabilidad son la voz del negocio! Si es mucho que hacer, si es aburrido y tedio a veces pero…si vamos a ser buenos negociantes el papeleo, como quieras que lo pongas, es parte de esa vida. Así que, piensa: ¡Los papeleos son mis amigos! :)
Nos vemos,

AJ

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¡Como Pasa el Tiempo… y como decimos en Puerto Rico: Como se deja caer la bola!

Resolución del Año: ¡Utiliza la tecnología!

Una Sociedad es Como un Matrimonio Moderno- Todo Claro y Por Escrito